Continuando con el programa de PASEOS POR MADRID: 2013-2014, del C.R. Madrid y que nos dirige y prepara el PGD, Arturo Estébanez, dedicado al barrio de Salamanca, el domingo día 9 de marzo partimos de Alcalá, 90 (Nuevo Teatro Alcalá), inaugurado como Cine Pardiñas, en 1924, con un aforo de 1900 personas y en el que tuvieron lugar los más incendiarios discursos políticos de Prieto y Largo Caballero. Reacondicionado a vuelto a abrir sus puertas en 2003.
Frente al teatro se encuentra el solar en el que estuvo el hotelito donde vivió la cantante de ópera Elena Sanz -“mi nuera ante los ojos de Dios”, la llamaba Isabel II- con la que Alfonso XII tuvo dos hijos.
En esta intersección de las c/Alcalá y c/ General Pardiñas, estaba el “Adios”, en una época, lugar donde despedían los duelos camino del cementerio de la Almudena.

Continuamos por el primer dispensario antituberculoso de España (1901) un hotelito de estilo neo-árabe y que tuvo varias ampliaciones. Nos fue comentando, luego, entre otras muchas cosas, la “Casa de las Bolas” (1885), así como el busto de Goya(1998), en la intersección de Goya con Alcalá.

Tras el desayuno, sembrado de anécdotas que nos contaba Arturo, centramos nuestra atención en la Plaza de Dalí o Avenida de Felipe II que más que una plaza resulta ser un espacio complejo, de gran valor en el contexto urbano del centro de Madrid.

Una obra de Salvador Dalí, se localiza en uno de los extremos de la plaza, justo delante del acceso al Palacio de Deportes de la ciudad, recientemente (2001 re-edificado y que se sitúa en un extremo como fondo de la actuación. Es un cenotafio compuesto por un gran dolmen frente al cual se sitúa un cubo, con el nombre de GALA , en el que se apoya la gran escultura de un genio, que denomina Newton, con gran significado cósmico.

Podéis ver esta plaza en: http://www.fmangado.es/ldda_proyecto/plaza-dali-madrid/

Al fondo de este espacio se encuentra el palacio de Deportes con su nueva remodelación, situado donde anteriormente hubo una plaza de toros de estilo neo-arabe (1874-1934), de la que se cuenta la anécdota de que habiéndose agotado las entradas para su inauguración, el gerente mandó poner el aviso de “Por orden de la impresa: No ay sol oy”, de donde ha tomado su nombre el paseo.

Finalizamos con una interesante visita al museo de la Casa de la Moneda, recorriendo sus salas con la historia de la acuñación de distintas CECAS de nuestra cultura ocidental .

Fotos del paseo