El sábado 27 de abril, invitados por la oficina de Intercambio acudimos a visitar el Tribunal Supremo.
El Tribunal Supremo es el órgano constitucional de España que se encuentra en la cúspide del Poder Judicial. Es el tribunal superior en todos los órdenes, salvo lo dispuesto en materia de garantías constitucionales cuya responsabilidad descansa en el Tribunal Constitucional, ajeno al Poder Judicial.

La sede del Tribunal Supremo se encuentra en Madrid, en la Plaza de la Villa de París, ocupando dependencias de lo que fue el Palacio y convento de las Salesas Reales, fundado por la reina Bárbara de Braganza en el siglo XVIII.

El Tribunal Supremo está compuesto por el Presidente del Tribunal Supremo y un número indeterminado de Magistrados adscritos a las diversas Salas que lo integran, nombrados por Su Majestad el Rey a propuesta del Concejo General del poder judicial.

En el seno del Tribunal Supremo existen órganos jurisdiccionales, es decir, encargados de administrar justicia en nombre del Rey juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado, y órganos gubernativos y administrativos, es decir, aquéllos con función de gobierno y dirección o de simple administración y auxilio a los otros dos grupos.

El Tribunal Supremo está dividido en cinco Salas, que entienden de los recursos que se presenten contra las resoluciones de los Tribunales inferiores y en primera o única instancia de los procesos sobre responsabilidad del Presidente y los Ministros del Gobierno de la Nación, de los Senadores y Diputados de las Cortes Generales, del Presidente y los Magistrados del Tribunal Supremo, de los Vocales del Consejo General del Poder Judicial, del Presidente y los Magistrados del Tribunal Constitucional y de otros integrantes de Órganos Constitucionales del Estado y las comunidades autónomas, siempre según los respectivos órdenes jurisdiccionales: Sala Primera, de lo Civil, Sala Segunda, de lo Penal, Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, Sala Cuarta, de lo Social, Sala Quinta, de lo Militar.

Nosotros comenzamos la visita entrando por la puerta de marqués de la Ensenada y acompañados por una guía fuimos recorriendo las distintas salas, viendo todos los cuadros, frescos y vidrieras con las que cuenta el edificio y contemplando el pequeño museo de códices sobre la justicia que estaban expuestos, así como uno de los garrotesvil utilizados antes de la abolición de la pena de muerte y el collar de la justicia.
Como el total de los visitantes era 52, tuvimos que entrar en dos grupos, las fotos las podeis ver en:
Galeria