Trás el paseo por “Madrid Rio”, el PDG, Arturo Estébanez, nos ha preparado otros tres para este año, el primero de los cuales denominado: Madrid Insólito I, lo efectuamos el domingo 25 de septiembre.
Estos paseos, que Arturo lleva organizando más de 15 años, van acompañados, no solo de la contemplación de los monumentos, si no de un contexto histórico, que es lo que los hace verdaderamente interesantes.

Partimos de la plaza de la Lealtad delante del monumento a “Los mártires de la Independencia Española” con su obelisco de 56 m y en la base presenta un medallón en bajorrelieve con las efigies de los capitanes Luis Daoiz y Pedro Velarde. Además estatuas alegóricas representando la Constancia, el Valor, la Virtud y el Patriotismo. También hay una llama permanente al soldado desconocido.

Siguió nuestro paseo por esta zona de Madrid, hoy residencial, hasta llegar al parque del retiro donde dando un paseo llegamos a la fuente del “Ángel Caído”, que está situada donde estuvo la fábrica de porcelana china del Buen Retiro y anteriormente la ermita de San Antonio Abad. Es obra de Ricardo Bellver (escultura principal) y Francisco Jareño (pedestal).

Su base de granito, tiene forma de pirámide truncada, de planta octogonal, y en cada uno de sus lados figura una carátula de bronce, que representan a diablos que sujetan con sus manos lagartos, sierpes y delfines, y en cada una de ellas hay tres surtidores de los que emana el agua. Sobre dicha base se sitúan otros dos cuerpos también troncopiramidales y a continuación un tercer cuerpo de planta circular, sobre el que descansa la escultura principal que remata el monumento.
Bajamos en dirección a la cuesta Moyano, pasando por el Observatorio y la casa de Ramón y Cajal, para después de tomar un cafetito llegar al Panteón de Hombres Ilustres, un edificio de estilo neobizantino , aunque en la actualidad sólo reposan en él los restos mortales del que fuera presidente del consejo de ministros, José Canalejas, los monumentos funerarios que alberga de: Manuel Gutiérrez de la Concha, marqués del Duero, Práxedes Mateo Sagasta, Eduardo Dato , Antonio de los Ríos Rosas y Antonio Cánovas del Castillo son una interesante muestra de la obra de los mejores escultores españoles de la época. No pudimos visitar el mausoleo conjunto situado en el jardín por encontrarse en obras.

Seguimos nuestro paseo, pasando por la basílica de atocha y el monumento a los héroes de Cuba para llegar al Ministerio de Agricultura.
Este Ministerio fue creado como ministerio de Fomento y hoy día Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, que es uno de los monumentos más emblemáticos de Madrid, con sus columnas y cariátides representando al comercio y la productividad, una de las cuales parece portar la rueda rotaria.
Acabamos nuestro paseo tomando un bocadillo de calamares en “El Brillante”, lo que nos recordó a todos nuestros años mozos.