Como todos los años, fiel a la convocatoria del último sábado del mes de enero, ha tenido lugar en Cuenca la matazón organizada por el PDG José Mª Díaz Torres en su finca del Pinar de Jábaga, a la que asisten invitados muchos rotarios de varios clubes de la península y hasta de Canarias, y amigos de Chema de otros círculos, que este año fueron como siempre muy numerosos, a pesar de las amenazas de lluvia y nieve, y pudieron disfrutar de un día que resultó frío, pero bastante soleado.
Como autoridades rotarias estaban: el GD, Andrés Barriales, los GD Miguel Ángel Taús y Emilio Ruiz-Jarabo, el GDN Antonio Quesada y el GD del 2202 Ignacio Cardeñoso.

A lo largo de la mañana los invitados van llegando, y tras saludar al anfitrión van al encuentro de los amigos, y entre charlas y buen vino empiezan a picotear de todas la viandas que están preparadas y van saliendo de la cocina: queso, jamón, migas, torreznos, caldereta, alitas, gachas, etc. hasta llegar al plato fuerte, las judías y acabar con el café y los pasteles.

Hace frio, y la gente va entrando y saliendo de gran cocina donde se está preparando todo para hacer las morcillas. Tras la opípara comida algunos se retiran, pero bastantes se quedan, ya en el interior a tomar una copa, charlar o bailar.

La parte rotaria, que siempre tiene este acto, este año ha sido la imposición de un PH al alcalde de Cuenca, D. Juan Ávila Francés, por su estrecha colaboración con el Club Rotario de Cuenca, cuyos socios presentes en gran número se encargan de pasar el cerdo-hucha para recaudar dinero para el Proyecto Polio-Plus.
Se entonó un himno compuesto por D. Agustín Diez Guerrero dedicado al doctor Diaz Torres y a este acto de la matazón.