La reunión del 8 de febrero, a propuesta del Comité de festejos, decidimos hacerla de disfraces para celebrar el carnaval.

La mayoría acudió disfrazado y hubo muy buenos y variados disfraces: Moros, cristianos, rotarios, africanos, chinos, algún infiltrado, gentes del mar, algunos animales, brujas, abogados, cruela deville, marqueses, etc y no faltó Puigdemont.

Lo pasamos muy bien, tras la reunión y la cena pasamos a un Karaoke en donde no solo se cantaba, si no que también se bailó.