El sábado 19 de mayo acudimos a Sotillo de la Ribera (Burgos), pueblo lleno de bodegas que hoy se utilizan para reuniones familiares.

Visitamos las bodegas de Valduero, empresa familiar y que tiene vinos catalogados como nobles y de alto perfil en Ribera del Duero. Luego pasamos a visitar una fábrica de morcilla.

Disfrutamos de un lechazo que nos habían preparado un para comer en la bodega familiar. Después de disfrutar la comida, visitamos la iglesia, que es muy bonita y además ha sido noticia por la restauración del Cristo y el hallazgo de la cápsula del tiempo.

Un paseo por el pueblo y una visita a otra de las varias bodegas, la de Valsotillo, terminamos la visita a este agradable pueblo