Como cada 23 de febrero, desde hace muchos años, rotarios de Madrid se reúnen en torno al busto de Paul Harris, situado frente al número 40 aproximadamente del Paseo del Pintor Rosales, para rendir homenaje a nuestro fundador.

El Gobernador del Distrito animó a los presentes a mantener el espíritu rotario que imprimió Paul Harris.

Tomeu Enseñat relató anécdotas  sobre la instalación en 1983 de este segundo busto del fundador, ya que el primero fue robado.

Tras la reunión, varios de los presentes, entre los que se encontraba nuestra compañera Esperanza, degustaron una paella en el cercano restaurante  La Casa de Valencia.